Mis dos pasiones

Por Santiago Giussano Areco

Santiago tiene 18 años, es de Córdoba y está cursando primer año de Medicina en la UCC.

Mi vocación por la Medicina comenzó desde chiquito, viendo y admirando el trabajo de mis padres, ambos médicos. Desde pequeño, también fui un amante de los deportes. No importaba cuál fuera. El primero que practiqué fue natación, desde los 3 hasta los 6 años en la pileta del Jockey Club Córdoba. Luego jugué básquet y tenis un tiempo pero no eran los deportes que quería hacer y entonces comencé a jugar futbol, en el equipo de mi colegio Escuelas Pías, en una liga intercolegial. Jugué hasta los 12 años y hoy puedo decir que es uno de los deportes que más disfruto, tanto practicarlo, como verlo.
En el colegio también comencé a jugar al handball y fue una de las mejores elecciones. Descubrí un deporte que me dio la oportunidad, no solo de divertirme, sino de conocer muchas personas y lugares. Con mi equipo, Escuelas Pías, competimos en la Liga Cordobesa de Handball, con otros clubes tanto de la ciudad de Córdoba, como del interior de la Provincia.
Entrenando llegué a competir para la provincia de Córdoba, en varias oportunidades. La última fue justamente hace un mes en un torneo realizado en las ciudades de Valparaíso y Viña del mar, en Chile, en el cual logramos el tercer puesto.
Actualmente, entreno 5 días a la semana (3 con mi club y 2 con la selección) lo cual hace que tenga que organizar bien mis horarios, para poder continuar con mis dos pasiones: el Handball y la Medicina.