Un informe del Consejo de Rectores de Universidades Privadas (CRUP) analizó la situación y brindó cifras significativas sobre el crecimiento de la investigación en las universidades privadas. Los resultados generales arrojaron datos alentadores en general, y para la UCC en particular, que se destaca en varios aspectos.
Desde el 2001, el CRUP se reúne regularmente con la idea de analizar y recabar datos acerca de la cantidad y calidad de las investigaciones que se llevan a cabo en el sector. El año pasado, el encuentro tuvo como sede a la UCC y, en agosto de este año (2014), se volvió a tratar la cuestión emitiendo un informe que da cuenta de su creciente significación.
Algunos temas abordados en este documento fueron la formación de recursos humanos, el financiamiento, la difusión de la producción de los investigadores, la organización de la evaluación de las actividades de investigación, las estrategias y las configuraciones institucionales para consolidar en cada institución estos espacios académicos.
El conjunto de los datos del informe muestran la dinámica de un sistema en crecimiento constante, de mucha riqueza disciplinaria y de creciente acumulación de experiencias institucionales. Las categorías iniciales dominantes de los investigadores que están en CONICET y la creciente cantidad de becarios reflejan con claridad la presencia de un sistema en expansión desde la base, signos claros no sólo de su consolidación sino también de su auspicioso futuro.
En el caso de la UCC, los números generales son realmente alentadores ya que muestran un progreso significativo. El total de investigadores del CONICET asentados en nuestra Universidad pasó de 2 a 13 (de 2006 a 2014). Por su parte, entre 2010 y 2014, se sumaron 16 becarios de CONICET con asiento en la UCC, pasando de un total de 11 a 27. Este último dato numérico puntual ubica a la UCC en el tope de crecimiento entre las universidades privadas analizadas de todo el país.
Estos datos sirven para apreciar la magnitud del sistema de investigación, los distintos perfiles disciplinarios y profesionales en los que están involucradas actualmente unas 4600 personas.
Otro dato que aporta es que no solamente los doctorados deben estar ligados a la formación de recursos humanos de calidad. En algunas áreas disciplinarias, las Maestrías -en otras las Especializaciones- constituyen notas de máxima excelencia y estimulan el desarrollo de núcleos de investigación de calidad. Esto introduce otro elemento poco presente en los organismos científicos tradicionales: cómo medir el conocimiento que se genera en las actividades más nítidamente profesionales, cuyo desarrollo es relevante para la sociedad y no se encuadran en los parámetros definidos desde el patrón hegemónico de las ciencias exactas y naturales. Se dedicó particular atención a las dificultades que se producen para evaluar la producción científica centrada solamente en las revistas científicas y en las indizadas en bases como ISI o SCOPUS, con importantes sugerencias sobre la difusión de la producción científica.

El Crup

El CRUP es un organismo de más de 50 años de vida. Fue creado desde los inicios de las primeras universidades privadas que decidieron construir un espacio común. Con el tiempo fue reconocido como órgano de coordinación del sistema por la ley de educación superior y hoy cumple funciones que la ley le delega (como ser órgano de consulta e integrar el consejo de universidades junto a otros organismos).
Está formado por 53 instituciones privadas y se están incorporando 5 más de un total de 63.
La actividad del Crup es continua y se desempeña a través de un conjunto de comisiones, de unidades de vinculación académica, de representantes en organismos de ciencia y tecnología oficiales y de asociaciones internacionales.