Victoria, Lucrecia y Juan Cruz


Alumnos finalistas del premio Odebrecht

Por Lucrecia Ballardini

Los alumnos Lucrecia Ballardini, de Ingeniería Civil; Juan Cruz Revol de Agronomía y Victoria Ballardini de Arquitectura, quedaron entre los 10 finalistas para el premio Odebrecht - Argentina 2014.
El proyecto que idearon se titula "Reutilización de Botellas de plástico, producción de biogás y bioabono para escuela Rural Nuestra Señora del Valle de los Gigantes". Según los alumnos, el trabajo aportará soluciones ambientales y beneficios económicos a la escuela, ya que no solo promueve tecnologías alternativas, reutilización de botellas plásticas, generación de biogás, sino que también se tratan las aguas residuales obteniendo una disminución de más de 90 por ciento de los organismos patógenos para descargar sobre el terreno, produciendo una fertilización del mismo.
Como profesor orientador los acompañó Mario Martín, de la Facultad de Ingeniería.

Nos inscribimos para participar en el Premio Odebrecht, porque nos lo sugirió Constance Pirard, coordinadora de carrera de Ingeniería. La idea era que el proyecto que habíamos ideado pudiera hacerse realidad.
A través de este trabajo, pretendíamos demostrar que los problemas que existen con las aguas negras, pueden convertirse en una fuente de energía, con un proceso simple y económicamente viable. Así, además de resolver cuestiones ambientales como la contaminación que se genera al dejar los efluentes escurrir sobre el terreno natural sin tratamientos, y por la enorme generación de botellas plásticas para el consumo diario; se puede aprovechar el producto obtenido durante el proceso de descomposición obteniendo biogás. Asimismo, una vez acabado el proceso, la materia que se forma a partir de estos desechos, es rica en nutrientes, lo que produce bioabono.
Lo que hicimos fue analizar la posibilidad de construir con botellas de plástico un biodigestor para la Escuela Nuestra Señora del Valle de los Gigantes, que serviría para dar tratamiento a las aguas residuales que actualmente se desechan sobre el terreno. Además, se podría contar con una fuente de energía, no disponible actualmente, que sería dada por el biogás generado en el proceso de descomposición controlado de los residuos, que si a su vez se realizase la purificación correspondiente del biogás, con motores adecuados, podría obtenerse una fuente alternativa de electricidad.
Hasta el momento, los trabajos realizados se han dado en el marco del convenio firmado entre la Fundación Manos Abiertas y la Facultad de Ingeniería de la Universidad Católica de Córdoba. Se realizó un relevamiento topográfico de la zona de estudio con los miembros del grupo de Estudios Hidrológicos en Cuencas Pobremente Aforadas (UCC – EHCPA) y alumnos de la Carrera de Ingeniería Civil de la UCC.
Los estudios de suelo realizados en campo, fueron efectuados por alumnos Ingeniería Civil, mientras que los miembros del Laboratorio de Suelos y Materiales, realizaron los ensayos correspondientes en laboratorio para lograr una caracterización del suelo de la zona en estudio.
Se hizo una prueba piloto, donde se puedo determinar que la construcción es muy sencilla y que el proyecto realmente funciona. Si bien puede resultar tedioso cortar y unir las botellas, no es un procedimiento que dificulte su construcción.
La producción de biogás con materia orgánica generó metano de buena calidad y, si bien no se han realizado los estudios químicos en laboratorio, se produjo una cantidad considerable en comparación con el tamaño de la prueba.

El Premio Odebrecht para el Desarrollo Sustentable – Argentina 2014, tiene como principal objetivo identificar y motivar a los jóvenes universitarios para que participen o desarrollen, individualmente o en equipo, una propuesta basada en los principios del desarrollo sustentable (económicamente viable, ambientalmente responsable y socialmente inclusivo). Al escribir y presentar un documento sobre las contribuciones a la sustentabilidad, los estudiantes tienen la oportunidad de participar en un ejercicio desafiante para desarrollar soluciones de ingeniería y químicos que promuevan el progreso. Ya sea en relación con nuevas técnicas de construcción, productos químicos nuevos y procesos petroquímicos o usos alternativos de los materiales sustentables, los proyectos deben explorar prácticas innovadoras, métodos e ideas que se puedan implementar en una variedad de empresas en el mundo real.