Nota de tapa

Cuando éramos jóvenes, nuestras preocupaciones tenían dos estratos que se diferenciaban y se entrelazaban entre sí. Por un lado la cuestión personal: acertar con las elecciones (carrera, trabajo) para “triunfar en la vida y pasarlo lo mejor posible” y la preocupación por lograr una situación económica mejor de la que tuvieron nuestros padres. Nos importaba también ser aceptados, escuchados y el peso de la efímera pero tan buscada popularidad entre los pares.

Pero a medida que crecíamos también absorbían nuestros pensamientos muchas otras cuestiones con respecto a la sociedad en la que nos tocó vivir. Un mundo que a veces se mostraba materialista, exitista y desigual.
En alguna medida, podríamos decir, que siempre existió esta tensión con la que muchos siguen pese a trascender la juventud: queremos salvarnos a nosotros mismos pero nos gustaría vivir en una sociedad más justa.

¿Qué les preocupa hoy a los jóvene...

Ampliar Nota

Todos sabemos que existe la trata de personas, pero para muchos es un problema invisibilizado, una cuestión oscura y lejana a nuestro entorno social....

Ampliar Nota

El término biciurbanos se puso de moda, no porque refiera a un novedoso y reciente descubrimiento científico o porque promocione algo desconocido. E...

Ampliar Nota

—¿Cómo viven el aniversario de la restauración y qué significado tiene para los jesuitas?
—Yo creo que descubrir el significado de la res...

Ampliar Nota

Ezequiel Bucai y Gonzalo Conde estudiaron Administración de Empresas en la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración de la UCC. En quinto...

Ampliar Nota