Nota de tapa

Cuando aludimos a lo jesuítico, pensamos en esos aspectos del catolicismo posterior al Concilio de Trento (s. XVI), que la Compañía de Jesús —fundada por San Ignacio de Loyola— tomó como bandera y encarnó de manera admirable. La orden religiosa fue plasmada en ese clima cultural y espiritual del Renacimiento europeo, y fue allí donde se hizo presente. Los vientos y dinamismos del Barroco todo lo informaban.
Hablamos de una visión positiva y optimista sobre todo lo legítimamente humano, de una apertura de lo tradicional hacia todo lo nuevo y distinto, un hambre de fronteras. Lo misional no era sólo mensaje de salvación eterna, sino también celebración de lo histórico y lo inmanente como presencia del Cristo resucitado, ahora y siempre y en todas las cosas del hombre. Su Reino ya ha comenzado entre nosotros y está a la espera de nuestro reconocimiento y valoración.
En Córdoba, recién a principios del siglo XVII, se plasmó lo que fue el primer proyecto de...

Ampliar Nota

Confiamos en el Derecho como la mejor herramienta para regular la convivencia social, y en el Estado de Derecho como el ámbito natural de su creació...

Ampliar Nota

El pasado 31 de marzo, en un acto presidido por el rector de la UCC, Rafael Velasco sj, y la rectora de la UNC, Carolina Scotto, Ignacio Ramonet fue d...

Ampliar Nota

El 5 de abril de 2010, el Rector de la UCC y el Vicegobernador de Córdoba firmaron un convenio que habilita la realización de prácticas preprofesio...

Ampliar Nota

A través de este acuerdo, la UCC y Protectia (banco de células madre de Córdoba) podrán colaborar en actividades de formación de personal, invest...

Ampliar Nota